El turismo andaluz sigue ganando peso en el conjunto del Estado pero esto no tiene reflejo en las condiciones laborales de sus trabajadores

Este lunes pasado, el Instituto Nacional de Estadística ha publicado datos de la coyuntura turística hotelera en abril de 2016. Andalucía lideró las pernoctaciones de los turistas residentes en España con un 21,3% del total estatal, 2 décimas más que el mes pasado. Tras ella se situó Cataluña (15,4%) seguida de la Comunitat Valenciana (13,6%) y de la Comunidad de Madrid (10,1%).

Pero no todos son datos positivos, el grado de ocupación hotelera de Andalucía, durante el mes de abril, se situó en el 51,2%, 3,2 puntos por debajo de la media estatal (54,4%) y muy lejos de las CCAA mejor situadas en este aspecto: Canarias (75,6%) o Baleares (67%).

En cuanto a los precios hoteleros, Andalucía, junto con Canarias, Cataluña y Baleares son las CCAA con mayor ponderación en el IPH en abril suponiendo el 68,7% del total Estatal.

En los últimos doce meses en Andalucía, el índice de precios hoteleros se incrementó en un 1,9%, un punto por debajo del encarecimiento anual registrado para el conjunto del Estado (2,9%) e inferior también a los datos registrados en Cataluña (6,4%) o Canarias (3,7%).

Por quinto mes consecutivo, ninguna de las zonas turísticas andaluzas, ni de nuestros puntos turísticos, han logrado encaramarse al listado de las que presentan mayor grado de ocupación. Sí aparecen la Costa del Sol (1.574.699), la Costa de la Luz (431.624) y la Costa de Almería (334.158) entre las zonas con mayor número de pernoctaciones. Igualmente, Sevilla, Torremolinos y Granada se encuentran en los primeros puestos en lo que a puntos turísticos con mayor número de pernoctaciones en el mes se refiere.

La Tarifa Media Diaria del sector hotelero andaluz (69,30€) es inferior a la media estatal (73,50€). Además, se ha encarecido en mucha menor medida durante el último año, un 0,1% en Andalucía y hasta un 3,3% a nivel estatal. Los ingresos por habitación también han visto reducido su porcentaje de incremento hasta casi el 6% (5,95%) en los últimos doce meses mientras que, en España, dicho incremento superó el 7% (7,32%).

Durante abril, Andalucía superó, el millón y medio de viajeros, suponiendo el 20,19% de los alcanzados por el conjunto del Estado. Esta cifra  es un punto superior a la que obteníamos a lo largo del mes pasado. Igualmente, es de destacar como el 51% de ellos fueron turistas residentes en el extranjero mientras que, el 49% restante, fueron viajeros residentes en España.

En cuanto a las pernoctaciones, las 4,16 millones realizadas en Andalucía supusieron el 17,78% del total estatal y un incremento de casi un punto con respecto al peso relativo de nuestras pernoctaciones de hace un mes. A su vez, las realizadas por turistas residentes en el extranjero fueron este mes mayoritarias, superando el 57,84% del total.

Entre los datos menos positivos, no se nos puede escapar que, aunque levemente, la duración de la estancia media registrada durante abril de este año se ha reducido tanto en términos mensuales, en 2 décimas, como en términos interanuales (una décima).

Para UGT Andalucía, las fiestas típicas del mes de abril han consolidado la tendencia positiva que venían obteniendo las tasas interanuales durante los últimos meses y que están colaborando con la reactivación del conjunto del sector turístico hotelero andaluz. De esta forma, el peso relativo que el turismo está teniendo en el PIB andaluz se continúa incrementando de forma paralela al aumento de la importancia de nuestro sector turístico en el conjunto del sector turístico estatal.

No obstante, tenemos que volver a denunciar que la mejora del sector solo ha tenido valor en términos de beneficios empresariales ya que, desgraciadamente, desde el punto de vista laboral no se ha plasmado en la mejoría de las condiciones laborales y salariales de los trabajadores del sector, ni en una importante generación de empleo.

El análisis de los principales puntos y zonas turísticas andaluzas pone de manifiesto que todavía queda mucho que hacer en lo que a diversificación de nuestra oferta turística se refiere. La concentración de la actividad y del empleo en el denominado “turismo de sol y playa” es una de las principales debilidades a las que el sector debe lograr hacer frente durante este ejercicio económico.

Los datos del primer cuatrimestre del año constatan que la positiva mejora de la actividad del sector apenas si está teniendo reflejo en las condiciones laborales y salariales de sus trabajadores. De esta forma, el empleo creado para estos meses es, como viene ocurriendo a lo largo de los últimos años, aún más precario si cabe y con unos alarmantes niveles de temporalidad.

UGT-A exige la inmediata mejoría de las condiciones laborales y salariales de los trabajadores de un sector que, mes tras mes, no deja de registrar nuevos y más importantes datos de crecimiento positivos. El empresariado andaluz debe de empezar a ser consciente de que trasladar una parte del incremento de sus beneficios a la mejora de las condiciones de vida y de trabajo de su plantilla es una cuestión de justicia social.

Consulta el informe completo