Primero de Mayo: otro modelo social y económico es posible y necesario

Un Primero de Mayo que, “girará en torno a una mayor protección para las personas y un reconocimiento sincero y profundo a los trabajadores y trabajadoras de los servicios esenciales de nuestro país”.

Este día “tiene que poner encima de la mesa la necesidad de crear una red de protección para el millón de empleados y empleadas que no reciben ningún tipo de percepción y están en una situación de penuria extrema. Hay que poner en marcha, de manera inmediata, una Renta Mínima Vital que les permita subsistir. Debemos dejar de pensar con carácter ideológico y centrarnos más en la situación de las personas y las familias de nuestro país, porque, sin ellas, no habrá recuperación plena cuando todo esto acabe”.
Queremos que la sociedad manifieste su homenaje y reconocimiento a los trabajadores y trabajadoras de los servicios esenciales.
1 de mayo tiene que abrir viejos debates. “Llevamos muchos años denunciando los recortes en los servicios públicos. Si no se hubieran producido en la sanidad durante estos años de atrás, por ejemplo, no tendríamos la situación de colapso que tenemos. Si no se hubieran reducido los recursos a la investigación, estaríamos en una mejor situación para hacer frente al coronavirus. La globalización es un instrumento que solo ha estado al servicio de unos pocos, de las grandes corporaciones, y esto hay que revisarlo. Los países tienen que tener cubiertas sus necesidades fundamentales”.
Debemos reforzar los pilares fundamentales de nuestra economía para afrontar en las mejores garantías la desescalada. Resulta imprescindible llegar a un acuerdo con la patronal, primero, y luego con el Gobierno, para que los trabajadores y trabajadoras no paguen las consecuencias de esta crisis.
Los ERTE, tienen que ser el instrumento para que se destruya el menor empleo posible en nuestro país y se recuperen los puestos de trabajo. Es importante la renovación del acuerdo con CEOE que nos permita proteger a los trabajadores y que las empresas superen esta hibernación manteniendo el tejido productivo lo más intacto posible”.

En este sentido, UGT reclama la necesidad de tener en cuenta, durante esta deshibernación, “a los trabajadores y trabajadoras que estaban a prueba al inicio de la crisis y que no han generado la percepción de las prestaciones durante la misma, con un reconocimiento de carácter retroactivo; o a los fijos discontinuos, para que se puedan incorporar a las empresas cuando todo esto termine; o evitar el cierre de muchas pequeñas y medianas empresas, para lo cual hemos puesto las bases necesarias y trabajamos y trabajaremos día a día para que esto no sea una realidad”.


Vídeo: