Trabajadores de comedores escolares en Granada piden salir de los ERTES y que la Junta asuma su coste salarial

La situación afecta en la provincia de Granada a unos 1.200 trabajadores entre monitores y personal de cocina cuya inclusión en los ERTE les deja en determinados casos con sueldos inferiores a los cien euros, según ha explicado la responsable comarcal de Costa y Alpujarra de UGT, Elvira Rodríguez.

Trabajadores de comedores escolares de la provincia de Granada han reclamado a la Junta que “cumpla con lo comprometido” y asuma su coste salarial, ya que en la actualidad se encuentran inmersos en Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) solicitados por las empresas que prestan este servicio a raíz del cierre de centros educativos por la crisis sanitaria del coronavirus.

Este colectivo censura que la Junta no vaya a reembolsar a estas empresas el coste salarial de sus trabajadores para que puedan mantener el empleo como inicialmente se pensó, lo que, según relata la representante sindical, ha llevado a estas entidades a promover expedientes de regulación temporal de empleo que están siendo aceptados por la autoridad laboral pero cuya duración en el tiempo ponen en duda.

Rodríguez (UGT), que también es miembro del comité de empresa de la principal entidad que presta este servicio en la provincia –con 116 centros– incide en que “El ERTE es revisable” y si se producen casos en que no se dé por bueno los trabajadores deberán devolver las cantidades cobradas que, además, están muy por debajo de un salario que ya de por sí no suele sobrepasar los 200 euros.

Por todo ello, los trabajadores de comedores escolares reivindican salir del ERTE y que el Gobierno andaluz asuma el coste de su salarios y se lo reembolse a las empresas como, según afirman, se está produciendo con otros colectivos.