La Dirección de Caixabank insiste en «aplastar» a la plantilla

Este miércoles, 2 de junio, entre las 11:00 y 11:30h., se  han celebrado paros en todas las oficinas de CaixaBank en la provincia de Granada, y concentraciones en las entradas de dichos centro de trabajo, con un  seguimiento masivo, en protesta por el ERE anunciado tras la fusión con  Bankia, y organizada por todos los Sindicatos de dicha entidad bancaria, entre ellos UGT.

En la concentración celebrada en el «CUBO» de Granada, toda la representación legal de los trabajadores de manera conjunta, ha manifestado su  absoluta repulsa a la posición que mantiene la Dirección en este ERE, con unas propuestas en la negociación son claramente insuficientes. Desde la representación legal de los trabajadores, afirman, no se puede aceptar un sistema de desvinculación que no tenga en cuenta  la voluntariedad absoluta en las salidas. No  se acepta tampoco  el número de salidas propuesto, y en el caso de que se produzcan recolocaciones, estas deberán tener garantizadas sus condiciones del modo en que se encuentran recogidas en los acuerdos laborales sobre esta materia ya vigentes en CaixaBank.

También reclaman condiciones dignas de salida, tanto para los empleados de mayor edad, como para los más jóvenes que deseen emprender una nueva trayectoria profesional, indemnización de las salidas calculada sobre la «retribución total bruta», aportaciones al Plan de pensiones, aumento de las cuantías económicas de las Indemnizaciones por salidas, y reducción del requisito de antigüedad mínima para acceder al ERE.

Por otra parte, consideran que el proceso negociador  debe realizarse sin el paraguas legal del art. 41 del ET, no aceptando en ningún caso que el coste de las salidas se pretenda soportar sobre recortes de las condiciones laborales de la plantilla; que debe realice una reducción de costes generales y servicios externos, que pueden realizarse dentro de la entidad, de cara a reducir el número de empleados afectados y evite la reducción de condiciones laborales de la plantilla.

Los Sindicatos de CaixaBanx exigen que se ponga en valor la voz de la plantilla, después de los años tan duros que han vivido, después de estar al pie del cañón en toda la pandemia y, siendo los artífices de los beneficios que se han producido estos últimos años.  Reclaman que se dejen de realizar declaraciones en prensa  en el sentido que los trabajadores de la entidad financiera deben hacer sacrificios para mantener empleos a medio plazo, porque vician la negociación y, además, no son ciertas. Este mismo discurso, recuerdan, ya se utilizó en Bankia cuando planteó el mayor ERE del sector, y  ahora se presenta una propuesta que casi duplica aquella, utilizando los mismos argumentos, a pesar de las diferencias de solvencia de las entidades afectadas.

Y también solicitan que la empresa haga movimientos sustanciales en su propuesta;  en caso contrario, advierten que no se podrá alcanzar un acuerdo satisfactorio dentro de los plazos, que garantice la compatibilidad de unas desvinculaciones dignas y la viabilidad de la empresa.